Las mamparas de doble vidrio multiplican el aislamiento acústico al emplear dos láminas de cristal separadas por una capa interior de aire. Es precisamente esta capa interior la que además proporciona una mejora sustancial en aislamiento térmico. Al igual que la de una única capa se puede personalizar con vinilo para adaptarse a la imagen corporativa o para crear un aislamiento visual.