En las habitaciones es donde está el alma de cualquier establecimiento de hostelería, y es en ellas donde se ha de plasmar tanto el espíritu del mismo, como las sensaciones que queremos que los visitantes se lleven consigo tras su estancia.

Es vital la correcta combinación de diseño y funcionalidad de todos los elementos de la habitación, para así lograr transmitir esa sensación de confort y hogar que todos los clientes demandan, y que esperarán recibir tanto en su primera visita como en las siguientes.