¿Qué puede hacer nuestra oficina para «Recuperar la Tierra»?

Esta semana, en concreto el día 22 de abril, se ha celebrado el Día Internacional de la Tierra, cuya razón de ser es la necesidad de reflexión sobre el impacto del ser humano sobre el planeta. Bajo el lema «Recuperemos la Tierra» hace un llamamiento colectivo, pero también dirigido a cada uno de nosotros, centrado en reducir el impacto de nuestras acciones de forma individual, con el objetivo de crear una conciencia ambiental y adoptar medidas destinadas a la reversión del Cambio Climático y a la consecución del Desarrollo Sostenible.

Últimamente se habla mucho de la huella de carbono. ¿Qué es?, ¿Cómo reducirla?, etc. Es una herramienta que calcula el impacto del ser humano en el medio ambiente y dicho impacto, se mide en unidades de CO2, a partir de la cantidad gases efecto invernadero que generamos. Junto a la idea de que las grandes empresas son las mayores emisoras, lo cierto es que, aunque en menor cuantía, PYMES e incluso autónomos, dejan también su huella ecológica. Orientar nuestro espacio laboral para que sea más ecológico, no es sólo tarea de unos pocos, sino de todos.

En este sentido, existen pequeñas acciones de fácil aplicación que todos podemos poner en funcionamiento, para conseguir que nuestra oficina no solo sea respetuosa con el medioambiente, sino sostenible.

*El mayor o menor uso que hacemos del material de oficina es importante. En el caso del papel, podemos aprovechar su uso imprimiendo a doble cara, o si esto no es posible, reutilizarlo posteriormente para imprimir o escribir anotaciones en la cara que ha quedado libre. Una vez que se agote su uso, podemos llevarlo a unos contenedores de papel para reciclarlo.

*Los cartuchos de tinta y tóner son muy contaminantes. Optar por consumibles reciclables es una buena opción, así como llevarlos a un punto limpio para que sean desechados de forma adecuada. Por otra parte, debemos intentar imprimir lo menos posible y compartir la información de forma digital. Actualmente existen en el mercado aparatos, energéticamente más rentables y que además de realizar diferentes funciones, pueden ser compartidas por varios usuarios, minimizando estos efectos.

*Apaga el ordenador siempre que no lo estés utilizando y cuando termine tu jornada laboral. Ello contribuirá a reducir el consumo de energía.

*De igual forma, aprovecha si es posible una iluminación natural. En caso de que esto no sea posible, utiliza bombillas de bajo consumo o de tecnología led, tanto en tu zona de trabajo como en las áreas comunes, donde además, puedes situar sensores que hagan iluminar o apagar las luces cuando sea necesario.

*Hemos estado utilizando el plástico a niveles que ya son alarmantes. En este sentido, evitar su uso en forma de botellas y vasos, sustituyéndolos por otros de papel o cristal, es una buena medida a adoptar.

*De igual forma, debemos hacer un uso responsable del agua y sistemas de refrigeración y calefacción, en los que podemos optar por sistemas de control de la temperatura.

Empezar a comportarnos de manera más sostenible, implica poner en marcha acciones que se han ido trasladando paulatinamente de nuestra vida privada a la laboral. Conseguir que nuestra oficina reduzca la huella de carbono, es un objetivo fácil de logar, sólo tenemos que involucrarnos, aquí también, personalmente.