¿Problemas de espacio? Creatividad y buen diseño son la clave.

A veces, la oferta disponible de espacios para ejercer una determinada actividad económica en las ciudades, es insuficiente.  Este hecho, que puede obedecer a diferentes factores, en el caso de Japón responde a su carácter insular, el cual, limita su superficie. Si a esto añadimos su reducido tamaño en comparación con otras islas, el problema del espacio plantea todo un reto arquitectónico en el que un buen diseño, lo es todo. Ante esta situación se ha encontrado el estudio de arquitectos SO&CO, quiénes han diseñado un edificio de oficinas cuyo espacio de fachada mide solamente 2,7 metros de ancho.

Ubicado en la ciudad de Tokio, en Ginza, una de las zonas comerciales más importantes de la ciudad, el edificio ocupa una diminuta parcela en forma de L en la que la que, gracias a la creatividad de sus diseñadores, se ha sabido aprovechar al máximo el espacio exterior de la parcela y el interior del edificio.

Construido en hormigón y con grandes ventanas que encuadran las paredes por ambos lados, la planta del edificio se organiza en dos espacios cuyo eje de comunicación es la escalera que recorre los 4 pisos. Su terminación en una claraboya y su recubrimiento con paneles de vidrio, supone el punto de luz natural a todas las estancias que se abren desde ella en todos sus pisos.

El espacio de fachada que da la calle tiene acceso por medio de una pasarela para mantener la sensación de entrada a un callejón. Al igual que en la fachada, en el interior se ha mantenido también el hormigón visto y el espacio se ha diseñado para sacarle el máximo beneficio.

De esta forma, los diseñadores han conseguido en un espacio mínimo, dar privacidad y luminosidad a las oficinas de este edificio «ultradelgado».

Te dejamos aquí el enlace a la noticia para que puedas ver la galería de imágenes:
https://www.idealista.com/news/inmobiliario/oficinas/2019/09/25/777650-un-edificio-de-oficinas-ultradelgado-esta-en-tokio-y-su-fachada-tiene-menos-de-3