La oficina multigeneracional (II).

La semana pasada hablábamos de las diferentes generaciones que conviven en una oficina. Cada una tiene una forma de pensar o actuar, acorde a su época y a las tecnologías existentes en la misma. Y ello, se hace extensivo al tipo de oficina que cada generación necesita. Mientras que los baby boomers están acostumbrados a trabajar de forma individual en despachos privados, los millennials y centennials necesitan tener acceso en todo momento a un entorno digital, siendo su entorno laboral más favorable, el colaborativo.
Por ello, el diseño de oficinas debe incorporar espacios y herramientas acordes a las necesidades de cada edad, esto es, desde espacios privados para concentrarse, salas de reuniones o espacios flexibles donde fluyan las sinergias.

En este sentido, ¿qué debe tener una oficina para que sea práctica y guste a todas las generaciones existentes en ella?

De acuerdo con los tiempos que vivimos, quizá una de las cosas más importantes sea el acceso a las herramientas tecnológicas. Está comprobado que un servicio rápido de Internet, junto con la utilización de modernas aplicaciones, mejora la productividad. Unos programas de formación para las personas que menos conocimiento tienen de las nuevas tecnologías, puede resultar muy interesante.

Cada vez más, las oficinas se diseñan acordé a las expectativas y necesidades de todos los trabajadores. Saber las demandas de cada uno de ellos, será fundamental para crear una oficina a gusto de todos.

Actualmente, la nueva fuerza de trabajo pide espacios colaborativos para trabajar en equipo y mantener reuniones, reduciéndose los espacios privados o despachos ocupados solamente por una persona. La ocupación de este tipo de espacios en las empresas es creciente, llegando a ser en muchos casos hasta el 65%. No deben desaparecer sin embargo pequeños espacios privativos donde poder concentrarse si así se necesita, pero estos están dejando paso a zonas de trabajo flexibles en el que un mismo puesto puede ser ocupado por varias personas.

Para fomentar la comunicación entre los trabajadores de distintas generaciones, las empresas están incorporando espacios informales para descansar, tomar café y por qué no, reunirse de una forma más distendida. Estos espacios se diseñan también en función de la demanda de poder trabajar en cualquier sitio y en cualquier momento de una forma confortable.

Para terminar, las nuevas generaciones le piden al diseño de oficina lugares cómodos, que les haga sentirse como si estuvieran en casa, asociándose esta idea a una mayor calidad de vida en el trabajo y satisfacción. En este sentido una decoración ad hoc puede ser el detonante para que estas generaciones decidan quedarse en la empresa.