La naturaleza en las oficinas

El diario económico Expansión publicaba hace unos días un artículo que hacía un pequeño recorrido por diversas sedes de empresas establecidas en nuestro país y en cuya construcción y desarrollo se ha apostado firmemente por la inclusión de la naturaleza dentro de su identidad corporativa y al alcance de empleados y visitantes de sus instalaciones.

Desde hace ya bastante tiempo se tiene muy en cuenta la presencia de elementos naturales dentro de las oficinas, ya no como elemento decorativo, sino como un elemento conformador de las estancias y que da identidad al conjunto. Hay muchos estudios que avalan la “apertura” del entorno de trabajo hacia el exterior natural, tanto para mejorar la productividad de los empleados como para crear un ambiente más cómodo y agradable, fomentando también la creatividad y mejora en las relaciones personales.

En el reportaje se enumeran distintas sedes, tales como las de BBVA, WiZink, Telefónica o Sanitas, que han desarrollado sus instalaciones dotándolas de espacios verdes, grandes ventanales que permiten tanto la entrada de luz solar como el contacto directo con el exterior, jardines verticales, fuentes, etc.

Como decimos, la tendencia está ahí y la experiencia acumulada demuestra que los usuarios de este tipo de oficinas son más productivos, se identifican más con su empresa, se comunican más con sus compañeros y en general valoran mucho más su puesto de trabajo y su implicación con el objetivo de su empresa.

El ejemplo quizá más llevado al extremo de esta tendencia lo tenemos en la recientemente inaugurada sede de Amazon en Seatle, compuesta por tres gigantescas bóvedas de cristal que albergan en su interior 40.000 plantas de más de 400 especies de 30 países distintos.

Os dejamos el enlace al reportaje completo y os animamos a leerlo, ya que, como siempre, consideramos que es bastante interesante:

http://www.expansion.com/directivos/estilo-vida/tendencias/2018/03/23/5ab52c74468aeb69788b45e0.html

 

Fotografía del Centro de Innovación y Aprendizaje de Munich de Steelcase © Steelcase