La decoración navideña en la oficina

Fomentar las relaciones entre los compañeros realizando actividades conjuntas, siempre es beneficioso para un buen ambiente laboral. Llegadas estas fechas navideñas, participar en la decoración de la oficina es una buena opción para contribuir a un ambiente cálido y de celebración.

Pero teniendo en cuenta que se trata del espacio de trabajo, es necesario valorar una serie de aspectos. La decoración navideña refleja en gran medida la filosofía de la empresa por lo que, optaremos por colores dorados o plateados para ambientes de trabajo más clásicos o formales y, utilizaremos adornos más coloridos para un espacio de trabajo más informal. En cualquier caso, utilizar los colores corporativos para los adornos es siempre una buena opción.

En función de las zonas de la oficina la decoración debe variar. En las zonas comunes, ya sean de reunión, café u ocio podemos optar por una decoración más recargada y con objetos de mayor tamaño. En estos espacios informales es menos probable que la decoración entorpezca el trabajo y distraiga. En los puestos de trabajo, sobre todo si nuestra oficina es de plan abierto, debemos ser cuidadosos y no recargar en exceso para no molestar a nuestros compañeros. Si lo deseamos podemos poner un salvapantallas en nuestro ordenador o un pequeño árbol de Navidad o flor de Pascua en nuestra mesa. Con ello daremos a nuestros espacios de trabajo un toque festivo sin ser excesivos. En la recepción, la decoración debe armonizar con la imagen de la firma y debemos cuidar mucho este aspecto porque este espacio, es lo primero que ven los clientes cuando entran. En este sentido, de ello dependerá darle una estética minimalista o innovadora y diferente.

Puestos a decorar, el árbol siempre es una buena opción; grandes o pequeños, en función de su destino, la primera decisión es si optamos por uno natural o por el contrario, escogemos uno sintético. Esta última opción siempre es más beneficiosa desde el punto de vista ambiental. Últimamente está muy de moda hacerlos a base de montañas de libros, o doblando a la mitad las hojas de una revista, para la opción de escritorio. Igualmente, la decoración con el material de oficina disponible, como los post-it, pueden decorar paredes y ventanas dándole ese toque diferente. En cualquier rincón de la oficina o incluso a los pies del árbol se pueden disponer cajas vacías o archivadores que hayamos envuelto con un papel bonito a modo de regalos. Guirnaldas de colores, lazos, espumillones y figuras que adornen techos y paredes son a la vez una decoración sencilla y original.

En definitiva, tarjetas navideñas recibidas para un ambiente más serio o luces en guirnaldas o cajas para los más atrevidos ¿Por qué no decorar nuestra oficina para hacer de este espacio en el que pasamos tanto tiempo, un entorno agradable?