La decoración navideña en la oficina

Llegadas estas fechas, todas las empresas decoran sus oficinas, de una forma u otra, con motivos navideños. Es una manera de no interrumpir el espíritu navideño cuando trabajamos, pero cuidado, no nos «vengamos arriba», porque no a todo el mundo le gusta y además, una decoración muy recargada puede ser molesta a la hora de trabajar. Para ello, no es necesario disponer de un gran presupuesto, sino simplemente un poco de creatividad y sobre todo ilusión.

En este sentido, te proponemos una serie de ideas sencillas pero no por ello menos vistosas, para decorar tu lugar de trabajo.

1. El árbol, con sus figuras, bolas y espumillones es el motivo navideño por antonomasia.  Podemos tenerlos de varios tamaños, acordes al espacio donde se vaya a situar, y de diferentes materiales, naturales o sintéticos. Pero partiendo de este clásico, siempre podemos optar por la creatividad para poner un árbol diferente: desde Post-its pegados en la pared o cristales, hasta libros apilados confeccionando la silueta.

2. Las guirnaldas, vegetales o de luces, rodeando puertas y ventanas y los espumillones colgados del techo, es otro clásico. En este caso debes tener en cuenta que los techos técnicos de las oficinas de hoy en día pueden no aguantar objetos de decoración muy pesados.

3. Unos centros de mesa, elaborados con pilas naturales, o pintadas en plata y oro, con algunas velas, pueden dar ese toque elegante pero festivo a una mesa de reuniones.

4. También podemos utilizar cajas vacías que una vez envueltas con papeles alegres, emulen los regalos navideños. Dispuestas bajo el árbol o en algún rincón más despejado de la oficina darán ese toque de color en estos días.

5. Si llevas la navidad un paso más allá, puedes decorar tu escritorio de una forma más personalizada. Un salvapantallas diferente, un pequeño árbol de navidad, diversas manualidades y por supuesto una bonita flor de pascua, harán que tu espacio personal de trabajo sea más acogedor.

6. En cuanto a los colores, rojo, verde, plata y dorado son los comunes, pero siempre puedes optar por utilizar los colores corporativos.

Como vemos, no se trata de inundar de navidad la oficina, sino de dar un toque festivo mientras trabajamos en estas fechas.