Ergonomía en la creación de espacios

¿Qué imagen transmite su oficina a empleados y visitantes? El diseño y disposición de su oficina puede ofrecer una imagen actual y un diseño moderno y altamente estético, pero, ¿está este diseño y esta imagen ligada a la ergonomía del mobiliario y a la comodidad de los usuarios?

Rescatamos un antiguo artículo de WorkDesign Magazine para recordarnos los motivos por los cuales la ergonomía de los elementos que componen o compondrán la oficina, es un punto fundamental a tener en cuenta, si quiere que tanto sus empleados como sus visitantes se sientan cómodos y confortables, además de visualmente atraídos por sus instalaciones.

La ergonomía es el estudio de las condiciones de adaptación de un lugar de trabajo, una máquina, un vehículo, etc., a las características físicas y psicológicas del trabajador o el usuario. Y es aquí precisamente donde nos saltamos el paso fundamental: el estudio.

A la hora de diseñar la oficina, se mira por la funcionalidad del mobiliario, tanto sillas como mesas, armarios y demás complementos, pero en muy pocas ocasiones se tiene en cuenta la capacidad de adaptación de estos elementos al trabajo real de cada empleado. Hoy en día con los entornos cada vez más abiertos y sin puestos fijos, incluso se está empeorando esta falta de un estudio real de la ergonomía del equipamiento del espacio de trabajo.

Es importante anteponer el principio básico de que el bienestar de los empleados y visitantes ha de prevalecer sobre el diseño y la imagen, tratando siempre de conseguir un equilibrio.

Antes de elegir el mobiliario correcto, es conveniente y casi necesario realizar un estudio enfocado a las personas donde se tengan en cuenta estos factores:

  • Reconocimiento de las necesidades físicas, fisiológicas y psicológicas de un trabajo determinado.
  • Reconocimiento de las capacidades físicas, fisiológicas y psicológicas de los trabajadores.
  • Reconocimiento de los desajustes entre las capacidades de los trabajadores y las necesidades de su trabajo.
  • Establecimiento de un proceso de formación para educar al trabajador sobre cómo adaptarse a las necesidades de su trabajo.

Esto nos ayudará a optimizar las necesidades y capacidades, lo que nos permitirá profundizar en el estudio del puesto de trabajo en si:

  • ¿El puesto de trabajo está dispuesto de forma correcta con respecto a la postura del trabajador? ¿Qué tiempo emplea un trabajador en realizar una determinada tarea? ¿Qué movimientos o repeticiones necesita realizar para completarla?
  • ¿Hay control sobre la iluminación, el nivel de ruido, humedad y temperatura en el puesto de trabajo?
  • ¿Están las herramientas (teclado, ratón, impresora, escáner) necesarias para realizar la tarea bien posicionadas y a la distancia adecuada?

Finalmente es imprescindible entrar en detalles sobre cada puesto de trabajo a fin de garantizar la ergonomía del mismo:

  • ¿El teclado y el ratón están ubicados correctamente con respecto a la altura de la mesa, la silla y la propia posición del usuario?
  • En caso de utilizar portátil, ¿está ubicado correctamente para garantizar la postura óptima del usuario?
  • Si se utiliza monitor, ¿está este optimizado para reducir la fatiga visual?
  • ¿Están todos los elementos de su puesto de trabajo a la distancia óptima?
  • ¿Se puede controlar la iluminación, el ruido y la temperatura en el puesto de trabajo?

La realización de este pequeño estudio le dará mucha información sobre las necesidades concretas de sus empleados o visitantes, y le ayudará a tomar las mejores decisiones a la hora de amueblar su oficina para que esta contribuya en todo momento al bienestar de los usuarios, teniendo en mente que ese bienestar siempre se traduce en una mejora del rendimiento y en una mayor fidelidad.

Aquí os dejamos el enlace a la noticia original en WorkDesign Magazine (en inglés):

https://workdesign.com/2012/08/ergonomics-and-workplace-design/