El Job Sharing, una tendencia laboral creciente

Desde hace años las nuevas tecnologías nos brindan nuevas formas de trabajar, no sólo orientadas a lograr mejores resultados, optimizar costes y ser más competitivos sino también con el objetivo de compaginar lo personal y lo profesional. Ante esta nueva situación, el el mercado laboral no es ajeno.

En este sentido las empresas han reorientado sus puestos de trabajo cambiando a otras fórmulas más acordes con los nuevos tiempos y con las preferencias de sus trabajadores.

Una de ellas es el «Crowd Employment», sistema mediante el cual, empresas e individuos se conectan entre sí, con el objetivo de realizar un trabajo por el cual perciben unos honorarios. Como ejemplos de esta forma de trabajar podemos enumerar las siguientes tareas: el diseño y desarrollo de contenido web o software, revisión de documentos, transcripción de estos si están escaneados, tratamiento de archivos de audio o de imagen, etc.

Una segunda fórmula es el «Casual Work» destinado a realizar trabajos puntuales en donde no hay expectativas de continuidad. Estos puestos pueden ser irregulares,  organizados en horas sueltas y de forma esporádica, o regulares, en los que independientemente de la duración del trabajo, tienen un horario fijo.

Por último, nos encontramos con el «Job Sharing» otra fórmula que ya han puesto en marcha el 25% de las empresas europeas siendo el 50% de los puestos ofertados bajo esta forma de trabajar. Esta modalidad que implica compartir puesto, responsabilidad y sueldo, consiste en dividir entre dos personas las horas de un puesto de trabajo, en días y turnos que pueden ser consecutivos o no, y fijando algún tiempo para reunirse o cambiar impresiones respecto de la tarea realizada.

En países como Alemania, Suiza y el Reino Unido está modalidad se está implantando sobre todo en las universidades y el sector público. En el sector privado, la dificultad para encontrar dos trabajadores perfectamente coordinados es más complicado.

Para esta modalidad de trabajo se precisan 2 personas compatibles, que tengan buena comunicación entre ellas y que compartan experiencias y habilidades parecidas y que orienten la tarea en la misma dirección. Ambos deben respetar las decisiones tomadas por del otro, por lo que se requieren personas flexibles que se encuentren cómodas trabajando en equipo.

En principio no todos los puestos de trabajo son compatibles con esta forma de trabajar por lo que inicialmente se están utilizando para la realización de tareas repetitivas.

Para el trabajador esta fórmula le permite compatibilizar el trabajo con otras actividades profesionales; para la empresa el beneficio redunda en tener un puesto cubierto todo el año, con personas motivadas laboralmente que pueden dar mejor solución a los problemas que surjan.

El Job Sharing que es una tendencia creciente en Europa, no está muy implantada en España, en dónde el puesto de trabajo está aún muy vinculado a la formula presencial y el porcentaje de jornadas laborales flexibles solamente está implantado en el 17% de los trabajadores. Es en cualquier caso, una forma de trabajar muy personal pero que hay que empezar a tener en cuenta.

Te dejamos aquí el enlace a la noticia original:

https://www.equiposytalento.com/talentstreet/noticias/2019/04/30/1-de-cada-4-empresas-en-europa-ya-incluye-job-sharing-en-sus-ofertas-de-empleo/3283/