El auge de las sillas Gaming

En la actualidad, muchos de los nuevos empleados y gerentes de oficinas han sido partícipes de la revolución Gaming, y están acostumbrados e incluso involucrados en este mundo, el cual, a fin de cuentas, es similar al de la oficina, donde el trabajador o jugador pasa muchas horas delante de su mesa y su ordenador. De ahí, que la irrupción de elementos Gaming en el mobiliario de oficina, y más concretamente las sillas, sea una realidad que muchos fabricantes están empezando a integrar en sus catálogos.

Partiendo de la base de que una silla de oficina está diseñada para aportar apoyo y una postura saludable en determinadas partes de nuestro cuerpo a lo largo de la jornada laboral, y la silla Gaming está diseñada para que todo el cuerpo esté apoyado para ganar comodidad y mejorar los resultados del juego, ¿qué diferencias hay entre una silla de oficina tradicional y una silla Gaming?

Una de las principales diferencias de las sillas Gaming es el diseño más atrevido, con acabados, formas y colores llamativos, emulando en algunos casos a los asientos de los coches deportivos. Estos diseños, difieren mucho y dejan muy atrás los más sobrios y convencionales de las sillas de oficina, siendo el factor estético, el que finalmente puede determinar la elección de una silla Gaming.

En el caso de los materiales, las sillas Gamíng utilizan una espuma interior de alta densidad de forma que, nuestro cuerpo se adapte y quede perfectamente envuelto sin que el relleno pierda su forma. De igual manera el revestimiento en una silla Gaming es de gran calidad, transpirable e hipoalergénico, que no haga sudar o que resbale. Por otra parte, dado el tiempo de uso, los materiales de la estructura de una silla Gaming son muy resistentes, generalmente metálicos y robustos para una mayor capacidad de carga durante un tiempo prolongado, mientras que las sillas de oficina suelen estar fabricadas en materiales menos resistentes y duraderos como el plástico o la madera.

En cuanto a su funcionalidad, si bien podemos encontrar en ambos tipos de sillas características comunes que ofrecen la posibilidad de ajustar el respaldo o subir la altura, ninguna de las sillas de oficina tiene tantas funciones como una silla Gaming. Una silla Gaming incorpora productos específicos que hacen mejorar la experiencia del usuario. Es el caso por ejemplo del reposabrazos, este tiene la posibilidad de rotar y ajustarse en más de un eje, adaptándose en altura, inclinación y posición para permitir libertad a la hora de mover manos y brazos y aliviar la fatiga derivada tras largas horas de uso. En cuanto al respaldo, por ser la zona en la que reposa la espalda y ser la parte que más sufre, en ambos tipos de sillas, este es regulable e incluso reclinable para una mayor relajación. Sin embargo, las sillas Gaming permiten la posibilidad de reclinar el asiento hasta 160 grados, pudiendo distribuir el peso del cuerpo a lo largo de todo el respaldo. De igual forma, las sillas Gaming son más altas que las de oficina, para permitir reposar la cabeza y conferir mayor confort. En esta misma parte de la silla, existe la polémica sobre la conveniencia o no de incluir un cojín lumbar. En este sentido, partiendo de la base de que siempre es aconsejable que esta zona de la columna esté bien apoyada, esta pieza no suele estar incorporada a las sillas de oficina, mientras que las sillas Gaming sí suelen tenerlo, regulable en la mayoría de los casos, junto a otro tipo de componentes en función de la gama de calidad de la silla, como puede ser la opción de masaje o ventilación.

Pasar muchas horas seguidas sentados frente al ordenador, puede repercutir en nuestra salud y aunque en ambos tipos de sillas el diseño ergonómico está presente, hay que tener en cuenta que una silla de oficina está diseñada principalmente para estar sentado y poderse reclinar ligeramente y una silla Gaming esta diseñada específicamente para amoldarse al cuerpo y conferir confort. Por ello, la elección de una buena silla Gaming, ya sea para trabajar o jugar puede evitarnos males mayores derivados de una mala postura.

Conociendo las características que comparten/difieren, existen en el creciente mercado, diferentes modelos de sillas Gaming cuyos ajustes se pueden adaptar completamente al cuerpo y gusto del usuario, ya sea para trabajar o jugar. En ambos casos, el precio dependerá de lo que le pidamos a la silla, pero actualmente podemos encontrar modelos para todos los presupuestos.

En cierto modo, una silla Gaming, no deja de ser una silla de oficina adaptada en mayor o menor medida para aquellas personas que pasan largas horas frente al ordenador y buscan una postura saludable y confortable. En este sentido, fabricantes como Herman Miller, en colaboración con Logitech, se han adentrado en este sector con su primera silla Gaming.

Te dejamos aquí el enlace a la noticia: https://www.xataka.com/otros/herman-miller-tiene-su-silla-gaming-colaboracion-logitech-a-precio-1-276-euros?fbclid=IwAR38ZHIdO165X5SOqAXNKpZ6cBsov5nK00GjZEyeN-ox8VLVXysfkL44ncc